Secuestro de Wilmer Azuaje en el Sebin alcanzó los 100 días

Kelly García, esposa del diputado, solo ha podido visitarlo una vez en El Helicoide, donde espera una audiencia sin fecha determinada

A 100 días de haber sido detenido por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), el destino de Wilmer Azuaje, diputado al Consejo Legislativo del estado Barinas, sigue siendo incierto.

El legislador, militante de Primero Justicia, fue detenido el 2 de mayo cuando se desplazaba por la ciudad de Barinas a bordo de un vehículo particular que, repentinamente, fue interceptado por funcionarios del Sebin, quienes pocas horas después procedieron a recluirlo en la sede de El Helicoide, en Caracas.

Desde entonces, entre sus familiares reina la incertidumbre. “No hay fecha para una audiencia y pasó más de un mes para que supiéramos los delitos de los que lo estaban acusando”, denunció Kelly García, esposa del dirigente en declaraciones a El Nacional Web.

A su criterio se ha violado el debido proceso en algo que ni siquiera se puede calificar como un procedimiento judicial. “Lo suyo fue un secuestro: nunca hubo orden de captura ni lo presentaron en tribunales; ni siquiera lo registraron en el Sebin”, acotó.

Sobre las condiciones de Azuaje, de hecho, es poco lo que sabe, ya que apenas ha podido visitarlo en una única oportunidad, en la que ni siquiera pudo verlo con privacidad, pues la pareja estuvo rodeada en todo momento por agentes de la policía política.

Aquel encuentro, que se produjo el 9 de julio, a 70 días de la aprehensión, sirvió para que García pudiera constatar cambios físicos de su esposo debido a la reclusión.

“Había perdido aproximadamente 10 kilos y su piel estaba amarilla: solo lo habían sacado una vez al sol”, lamentó.

La peor imagen, sin embargo, se vio apenas unas horas tras el reencuentro, cuando se filtró una fotografía en la que se podía apreciar a Azuaje tirado en el suelo del Helicoide y encadenado a una especie de tubería.

Ni el TSJ pudo sacarlo

La Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) otorgó provisionalmente el beneficio de casa por cárcel a Azuaje, pero la medida nunca entró en vigor.

En ese entonces la sentencia 55 de la Sala Plena establecía que el diputado debía ser llevado a su vivienda en Barinas mientras el Consejo Legislativo decidía si le allanaba o no su inmunidad parlamentaria.

Aunque el Consejo finalmente le quitó su inmunidad- seis días después de la medida-, al parlamentario nunca lo trasladaron a su residencia.

Y pese a que está lejos de resolverse el caso, que arrancó luego de que autoridades de la gobernación de Barinas vincularan a Azuaje con los disturbios que se presentaron en la entidad en el contexto de las manifestaciones contra el presidente Nicolás Maduro, García se encomienda a la religión católica confiando que conseguirán una salida.

“Mi esposo está fuerte. Lo tienen preso por querer una mejor Venezuela pero no se doblega. El tiempo de Dios es perfecto y a sus carceleros la historia los recordará por lo que están haciendo”.

Comentarios

Comentarios

error: Maduro Chupalo